Mi cuenta  ·  Carrito (0)

LA ESPIRULINA, EL ALIMENTO MÁS ANTIGUO DEL FUTURO

10/01/2017

La espirulina la podemos considerar, por su elevado contenido en nutrientes, un superalimento. Está elaborada a base de cianobacterias del género Arthrospira, que crecen en agua dulce y salada. Recibe su nombre por su forma en espiral que tiene cuando se la observa en un microscopio. Ampliamente utilizada en la antigüedad en diferentes culturas por sus propiedades medicinales, en los últimos años ha vuelto a irrumpir con renovadas fuerzas, sobre todo a raíz de iniciativas como las de Naciones Unidas con su programa de uso de esta cianobacteria en sus misiones espaciales.

Una de sus principales propiedades es el alto contenido en proteína no animal de alta calidad (comparable a la del huevo) i que contiene todos los aminoácidos esenciales. Además de su valor proteico, es rica en vitaminas B1, B2 y B3 así como hierro y cobre. Contiene también micronutrientes como el magnesio, potasio y manganeso.
También es una fuente fantástica de antioxidantes naturales que pueden proteger de la oxidación la cual estamos sometidos. El antioxidantes más activo que contiene es la ficocianina, capaz de neutralizar los radicales libres e inhibir la producción de mediadores de la inflamación, además de conferirle la coloración verde-azul tan característica.

En cuanto a la prevención de enfermedades cardiovasculares, la espirulina ha demostrado efectos beneficiosos en distintos factores de riesgo. Algunos estudios han demostrado su capacidad para reducir el colesterol total, el colesterol LDL y los triglicéridos, y en algunos casos se ha visto como hasta incrementaba los niveles de colesterol HDL (colesterol “bueno”). La hipertensión arterial, otro conocido factor de riesgo cardiovascular, parece que también puede disminuir según un estudio, sobre todo con dosis de espirulina entre 4 y 5g diarios, a través de óxido nítrico, un potente vasodilatador arterial. Pero no únicamente puede ser efectiva en relación al colesterol o la hipertensión arterial, algunos estudios también han demostrado su eficacia en reducir de manera significativa la cantidad de azúcar en la sangre, aunque algunos estudios se hayan realizado en animales. Sin embargo, también hay evidencia, aunque menor, de que puede ser efectiva en humanos. En relación con sus efectos sobre el cáncer, la espirulina ha sido estudiada sobre todo en el cáncer oral. En un estudio realizado en 87 personas con lesiones pre-cancerosas de la mucosa oral, la administración de espirulina durante 1 año evidenció una regresión de las lesiones de manera significativa en los pacientes que la tomaron y aproximadamente la mitad de estos volvieron a desarrollar las lesiones al dejar de tomarla. Así pues, a falta de disponer de más estudios, el probable que tenga algunas propiedades anti-cáncer que podrían confirmarse en un futuro.

Finalmente, parece que puede tener un efecto beneficioso en la rinitis alérgica mejorando tanto las secreciones nasales como los estornudos y los pruritos; y en la anemia, a pesar que los efectos en esta última se han observado únicamente en un estudio y se debería profundizar en investigaciones posteriores.

Hay que tener en cuenta que aunque la espirulina es un alimento, y no un medicamento, puede provocar algunos efectos secundarios en determinadas personas. Síntomas como sed, estreñimiento, mareo inespecífico, molestias abdominales o reacciones cutáneas leves, pueden formar parte de sus efectos adversos y que tengamos que consultar con nuestro médico. También lo deberíamos hacer en caso de padecer problemas de tiroides o insuficiencia renal, casos en los cuales podría estar contraindicada, igualmente en embarazadas o en niños. En cualquier caso podemos afirmar que la espirulina es un complemento alimentario seguro e ideal para añadir a una dieta y a unos hábitos saludables, que puede tener efectos francamente beneficiosos para nuestra salud y que seguro que se hablará cada vez más!

Dr. Marc Tarruella i Plandolit. Médico, experto en nutrición y salud.

J Agric Food Chem. 1999 Nov;47(11):4736-41.
Pseudovitamin B(12) is the predominant cobamide of an algal health food, spirulina tablets.
Watanabe F1, Katsura H, Takenaka S, Fujita T, Abe K, Tamura Y, Nakatsuka T, Nakano Y.
Anesth Analg. 2009 Apr;108(4):1303-10. doi: 10.1213/ane.0b013e318193e919.
Antiinflammatory and antihyperalgesic activity of C-phycocyanin.
Shih CM1, Cheng SN, Wong CS, Kuo YL, Chou TC.

J Sci Food Agric. 2014 Feb;94(3):432-7. doi: 10.1002/jsfa.6261. Epub 2013 Jul 10.
The hypolipidaemic effects of Spirulina (Arthrospira platensis) supplementation in a Cretan population: a prospective study.
Mazokopakis EE1, Starakis IK, Papadomanolaki MG, Mavroeidi NG, Ganotakis ES. J Sci

Lipids Health Dis. 2007; 6: 33.
Published online 2007 Nov 26. doi: 10.1186/1476-511X-6-33
Antihyperlipemic and antihypertensive effects of Spirulina maxima in an open sample of mexican population: a preliminary report
Patricia V Torres-Duran,1 Aldo Ferreira-Hermosillo,1 and Marco A Juarez-Oropeza 1 Lipids Health Dis. 2007; 6: 33.

Nutr Cancer. 1995;24(2):197-202.
Evaluation of chemoprevention of oral cancer with Spirulina fusiformis.
Mathew B1, Sankaranarayanan R, Nair PP, Varghese C, Somanathan T, Amma BP, Amma NS, Nair MK.
ISRN Allergy. 2013 Nov 13;2013:938751. doi: 10.1155/2013/938751. eCollection 2013.
Complementary therapies in allergic rhinitis.
Sayin I1, Cingi C, Oghan F, Baykal B, Ulusoy S.

En esta web utilizamos cookies. Más información aquí