Mi cuenta  ·  Carrito (0)

Maca: la viagra de los Andes

07/08/2016

Según datos recientes, en España casi una de cada cinco parejas en edad reproductiva tiene dificultades para concebir un hijo, provocando una demanda creciente de asistencia en la reproducción.

Las causas de esta circunstancia son muchas, tanto desde el punto de vista puramente fisiológico u orgánico, como por afectaciones en la esfera psicológica, social o ambiental. Dentro de estas, no podemos obviar las que hacen referencia a la alimentación.

Actualmente, en la dieta occidental encontramos un exceso de toxinas, metales pesados, restos de pesticidas y fertilizantes que pueden afectar la calidad del esperma. Este, sumado a un ritmo de vida frenético que no contribuye precisamente a cultivar la libido, puede convertirse en uno de los factores ambientales clave sobre los que podemos incidir para tratar de reanimar nuestra deprimida fertilidad, tratando de elegir alimentos de procedencia ecológica.

Pero, dentro de estos, hay uno especialmente interesante para tal propósito. Cultivada en tierras andinas desde hace más de 2.000 años, la maca (Lepidium meyenii), se ha asociado desde el inicio de su consumo a un incremento de la fertilidad y de la potencia sexual, en ambos sexos. En efecto, estudios realizados sobre sus raíces han objetivado un alto contenido en L-arginina, un aminoácido esencial (no sintetizable por nuestro cuerpo y que por lo tanto tenemos que obtener de la dieta) que promueve la vasodilatación, indispensable para lograr una buena erección por su efecto sobre los cuerpos cavernosos del pene.

En referencia a la posible mejora en la fertilidad, un estudio realizado en la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital del Valle de Hebrón, comparó ciertos parámetros en la calidad del esperma en pacientes que habían recibido tratamiento con maca respecto a los parámetros antes de consumirla. El estudio observó una mejoría en la movilidad de los espermatozoides después del tratamiento con maca durante tres meses.

Pero los beneficios de la maca no acaban con la fertilidad o el incremento de la libido y la potencia sexual. Otros estudios le han atribuido un efecto regulador hormonal en mujeres durante los primeros estadios de la menopausia, donde a través de actuar sobre el eje hormonal hipotálamo-hipofisario-gonadal, se observaba una reducción de los síntomas propios de la menopausia (sobre todo sofocos y sudoración nocturna), resultando una buena alternativa no hormonal al tratamiento convencional. Por lo tanto, incorporando la maca en nuestra alimentación, no sólo conseguiremos una buena fuente de aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales, sino que además podemos mejorar nuestra libido y fertilidad, y en el caso de las mujeres, regular el ciclo menstrual y reducir los síntomas propios de la menopausia.

Dr. Marc Tarruella Plandolit

Médico experto en nutrición y salud.

Bibliografía:

EVALUACIÓN DE LOS PARÁMETROS SEMINALES TRAS TRATAMIENTO CON MACA ANDINA
M López Martín1, O Valdés Martínez2, J Gris Martínez3, F Losa4, C Cabero Rovira5, J Herrero García6
Int J Biomed Sci. 2006 Dec;2(4):375-94.

Hormone-Balancing Effect of Pre-Gelatinized Organic Maca (Lepidium peruvianum Chacon): (III) Clinical responses of early-postmenopausal women to Maca in double blind, randomized, Placebo-controlled, crossover configuration, outpatient study.
Meissner HO1, Mscisz A, Reich-Bilinska H, Mrozikiewicz P, Bobkiewicz-Kozlowska T, Kedzia B, Lowicka A, Barchia I.

Dording CM, Fisher L, Papakostas G, Farabaugh A, Sonawalla S, Fava M, et al. A double-blind, randomized, pilot dose-finding study of Maca root (L. meyenii) for the management of SSRI-induced sexual dysfunction. CNS Neurosci Ther. 2008; 14: 182-191.

McGahuey CA, Geleuberg AJ, Laukes CA, Moreno FA, Delgado PL, McKnight KM, et al. The Arizona Sexual Experience Scale (ASEX): reliability and validity. J Sex Marital Ther. 2000; 26: 25-40.

Labbate LA, Lare SB. Sexual dysfunction in male psychiatric outpatients: validity of the Massachusetts General Hospital Sexual Functioning Questionnaire. Psychother Psychosom. 2001; 70: 221-225.

En esta web utilizamos cookies. Más información aquí